20 ene. 2011

Cromos y Juguetes

Una persona que se define ella misma como un  coleccionista, es muy probable que comenzase este hobby, o también podríamos decir “forma de vida”, con los álbumes de cromos de su infancia. Supongo que por esta razón, a pocos aficionados y coleccionistas de juguetes les desagradan los cromos. Actualmente, estas personas pueden encontrar varias iniciativas en el mercado de interesantes ediciones limitadas .



Cromos de El Dragón Dorado:

Durante el mes de enero, El Dragón Dorado ha lanzado una exitosa serie limitada de cromos sobre juguetes de los años 70/80. Y cuando digo “exitosa” es porque la gran acogida que ha tenido desde su lanzamiento hizo que las primeras ediciones se agotaran en cuestión de horas.

La muñeca Nancy, Los Airgamboys o los Geyperman son algunas de las temáticas de estos cromos diseñados por Javier López, que también es creador de la idea. Por supuesto, las fichas-cromo están impresas con una gran calidad y el estilo que presentan refleja todo el sabor de los cromos de antaño.


Pero el caso de El Dragón Dorado no es un hecho aislado. Regularmente aparecen colecciones de cromos diseñadas y editadas por personas o grupos de expertos con temáticas cada vez mas especificas.

Este tipo de productos solo tiene difusión en Internet para círculos muy concretos y cuentan con un público fiel y entregado.

La misma semana que en España El Dragón Dorado editaba sus cromos, en Estados Unidos los responsables de la web Toy Break lanzaban un video explicativo sobre los últimos cromos-fichas que ha editado en Suckadelic, un grupo minoritario de Nueva York que siempre generan ideas y enfoques nuevos en torno a los juguetes.



También en la empresa tradicional se utilizan cromos: En la prestación a los medios del  nuevo Cinexin, se edito una serie limitada de cromos de este producto para regalar como recuerdo a los periodistas. La idea era utilizar un código evocador del pasado que este asociado al juguete y poder relanzar el Cinexin en el presente. 



No es nueva la idea desarrollada por de la distribuidora de Cinexin: Los cromos nacen por una iniciativa de algunas Empresas a finales del S XIX, cuando algunos almacenes empezaban a hacer regalos a sus clientes. Principalmente eran unas tarjetas publicitarias como premio a la fidelidad a determinadas marcas, generalmente de productos de alimentación y dulces. Por esta razón  su publico mas fiel fue el infantil.

Estas tarjetas se llamaban Cromolitografías (de ahí, cromo) y al abarcar todo tipo de temáticas, pronto fueron objeto de colección.


Aun hay tiempo de hacerse con algunas series de los cromos de El Dragón Dorado. Al tratarse de series muy limitadas, se hace imprescindible que el interesado se tenga que poner en contacto directo con el responsable de la edición para hacer su pedido, aunque tanbien pueden comprarse en su tienda de ebay. Dejo su email, por si alguien estuviese interesado jalopagu@gmail.com



1 comentario:

  1. Hola Juan

    Me ha encantado esta entrada sobre los cromos en general y muchas gracias a la parte que a mi se refiere. Has dado en el clavo, lo que más recuerdo de niño son los juegos en la calle, mis muñecos y las colecciones de cromos. Probablemente ahí comenzó sin saberlo mi afición por el coleccionismo.

    Desconocía el origen de los cromos, gracias por tan clara explicación :)

    ResponderEliminar

¿Te ha interesado esta entrada? deja tu comentario aquí.