5 abr. 2011

La pieza más importante de mi colección


En los años 80 yo también tenía un crucifijo en el cabecero de mi cama parecido al de este anuncio de playstation.

Se trataba de un Geyperman negro, al que mutile y marque con un alfiler al rojo. Le hice todo tipo de “heridas” simule latigazos, cuchilladas, moratones, etc. Incluso el muñeco estaba crucificado de forma real, en al pared, atravesando sus manos y pies con clavos. Le hice pasar una auténtica “Pasión” geypermanera, de la que no tengo excusa que me libre de pasar unos años en el purgatorio.

Pero años después me arrepentí de mi pecado. Lo encontré abandonado en el trastero de la casa de mis padres y decidí restaurarlo. Como necesitaba información para completar su traje teclee por primera vez en un buscador las palabras “Geyperman” y “Madelman” y ese fue el principio de mi afición a los muñecos.

¡Que injustamente trate a ese muñeco, y de que forma mas noble me lo ha pagado!

...por eso este Geyperman negro es, y será, la pieza más importante de mi colección.










2 comentarios:

  1. Y con el tiempo “Resucitó”. Así son los milagros de hoy en día, sencillos y humildes, no como los de antaño (tan exagerados)… Tienes razón, por eso, por su generosidad porque se dejaron hacer tantas fechorías infantiles, cuando despierta la conciencia, nos desborda la gratitud para estos muñecos en mi caso los madelman. Preciosa pieza resucitada… Juan Miguel.

    ResponderEliminar

¿Te ha interesado esta entrada? deja tu comentario aquí.