29 ene. 2012

¡Me he hecho coleccionista!

Llevaba varios años amontonando muñecos sin ningún criterio o sistema, solo según mis preferencia y gustos. Siempre pensé que completar una colección de Madelman era algo inalcanzable para mi, hasta que hace unos días me puse ha organizar estanterías y cajas con piezas. Al final resulta que tengo bastantes mas referencias completas de las que pensaba y eso me ha animado. 

De momento he empezado a montar algunos modelos en cajas repro, por aquello de buscar un orden.






El diseño de estas cajas es idéntico a las originales
 y es obra de Controversy- Fángel Sánchez 



4 comentarios:

  1. Es ese un viejo tema que tiene no poca enjundia, me refiero a la definición de coleccionismo y a la consiguiente (auto)percepción como coleccionista. Podemos enfrentar el problema tanto desde el punto de vista filosófico como semántico, pero si me permites voy a citar a ese gran pensador y mejor dibujante de comics que es Mauro Entrialgo, cuya lectura no puedo menos que recomendar encarecidamente (www.mauroentrialgo.com/). Concretamente uno de, a mi juicio, más carismáticos personajes, 'Drugos, el acumulador' nos plantea esta definición:
    "tanto el coleccionismo como la acumulación son terapias que combaten los terribles síntomas de la realidad. Pero mientras el coleccionista encuentra en su hábito una especie de simulacro del orden que le tranquiliza ante la inquietante entropía del mundo real, (el acumulador) ante la imposibilidad de aprehender espacios de tiempo concretos, acumula objetos tangibles que le evocan aquel momento en que rozaron su existencia. Es decir, el coleccionista pretende contener el espacio y el acumulador el tiempo". Su propio tiempo, entendido como una sucesión de vivencias personales desencadenadas por los objetos acumulados, me atrevería a añadir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues me has chafado: Creo que sigo siendo un acumulador (es cosa de familia) pero me estoy esforzando en cambiar!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Yo creo que el coleccionista no puede caer en al trampa de destinar una parte de su presupuesto mensual a comprar piezas. Al final la parte emocional gana a la racional y empiezas a quedarte sin un duro a mediados de mes.

      Mis muñecos son tan enrollados que se autofinancian: solo adquiero cosas con el dinero que he obtenido de otras ventas y cambios. La idea es que me salga a coste "0".

      pero también hay que contar los "otros condicionantes", por ejemplo; hace años que ya no compro muñecos: me quede en paro y me gaste la partida que tenia ahorrada para aumentar la colección.

      Eliminar

¿Te ha interesado esta entrada? deja tu comentario aquí.