16 jun. 2014

Fotografiar a muñecos: Ejemplo práctico

Voy a detallar como preparo escenografías para que los muñecos luzcan como se merecen en las fotos de dioramas. Espero que algunas de mis ideas le sirvan a alguien.

Tengo claro que no voy a hablar de técnicas de fotografía, porque actualmente las cámaras domesticas funcionan casi solas. Considero mas importante dedicarle más tiempo a la escenografía que a pelear con las opciones de la cámara. La idea es que cualquiera consiga hacer fotos bonitas y además nos lo pasemos bien jugando durante la sesión.

Como ejemplo utilizaré la foto que publique anteriormente en este blog: Geyper Man, héroes de la paz.  Y mostrare paso a paso lo que hice desde que se me ocurrió la idea hasta que apareció en MBS.

"Geyper Man, héroes de la paz"


¿Hacemos unas fotos?

En el mundo de las fotos digitales  hay una regla más o menos generalizada que dice: “tu dispara muchas fotos que como son digitales no te cuesta nada: seguro que de 70 fotos que haces del mismo muñeco, al menos una foto sale bien”. 

Personalmente estoy en contra de esta regla y en general de cualquier improvisación. Para mí el secreto de este tipo de fotos está en pensar mucho antes de disparar; En mi caso, empiezo a visualizar la foto en mi cabeza varios días antes y así, en el momento de la sesión, se exactamente lo que quiero y como lo quiero.  Rara es la escenografía a la que le dedico más de 4 disparos.


¡He tenido una idea!

Una vez que decido que me apetece representar y tengo ya una idea más o menos concreta, lo primero que preparo es un boceto con los elementos que dispongo. Un dibujo, siempre ayuda a recordar nuestras ideas gráficas.

Suelo buscar figuras y complementos de distintas escalas para jugar con la perspectiva. En este caso busque por mi casa, cosas que podrían haber estado en el desembarco aliado en Normandía.



En el dibujo inicial se pueden ver elementos que luego no aparecen en la foto final porque descarto objetos según madura la idea de lo que quiero mostrar. ¡La rigidez no existe en la libre creación!  

En este caso, eliminé la bota porque parecía que habían sepultado al Geyper Man con un pie fuera. También decidí no poner soldados al fondo para no distraer la atención y así darle más protagonismo y solemnidad al elemento central. 



Por último deseche la opción de poner el Jeep Willys en la playa ya me decante por una escena al atardecer y no quería que la luces del vehículo brillasen demasiado y la atención se desviase.


El horizonte

Para mí lo más importante de recrear un paisaje es fijar la línea del horizonte. Siempre lo hago mirando por el visor de la cámara para comprobar cómo quedará al disparar. Situar el horizonte unos milímetros más arriba o más abajo te pueden echar a perder toda la foto. 



Una vez que visualizo el horizonte en una distancia lógica con respecto a la escala del elemento central, fijo la cámara al trípode y ya no lo toco. 

Seguidamente marco el resto de líneas de los fondos secundarios: la orilla del mar, la playa, las dunas, el primer plano... Suelen ser líneas imaginarias y hay que respetarlas.

En cada línea se podrán colocar objetos de distintas escalas (p.e. soldaditos 1:72 en la orilla) pero, como dije antes,  no lo vi apropiado para esta escenografía y preferí mostrar una playa desierta.

El escenario

Pero a todo esto hay que darle forma, de modo que vamos a construir el escenario. Si la foto se va a tomar desde una colina, como es el caso, preparo unos planos superpuestos. Descuelgo algunos cuadros de las paredes y los pongo sobre la mesa. Para llenar el fondo cuelgo una tela que será el cielo.



Los pequeños detalles hay que prepararlos antes de empezar, aunque raro es el día que no hay un imprevisto y nos toca parar la sesión para hacer un trabajo extra. En este caso, había que planchar el cielo; o también oscurecer con betún de Judea a la chapa de “Geyper Man” porque estaba muy nueva y brillaba demasiado.



Jugar con muñecos

Una vez que tenemos claras cuáles serán las líneas de los fondos de nuestro paisaje, llega el momento más divertido de la sesión: incorporar a la escena accesorios y muñecos… o jugar con ellos, como yo digo.


Lo primero es recrear el suelo. Unas telas de distintos colores nos servirán. Hay que jugar con las texturas: Por ejemplo, un abrigo de pelo largo y recto parece un campo con hierba seca y una toalla verde puede ser una estupenda pradera. Para esta foto no había mucha complicación porque buscaba colores neutros y oscuros.



Para fijar el fusil al suelo, hice un agujero en una base de cartón. La arena de la playa se hizo con pan rallado. Todo muy simple y con cosas que había en casa.



Para que las cosas se queden en su sitio y no “bailen” cada vez que las movemos, hay que fijarlo todo con algún elemento adhesivo. Tal y como ocurre en una producción cinematográfica, todo vale con tal de que el apaño no salga en pantalla y la pieza se quede quieta en la posición que nos interesa.



Una vez tengamos este mini-diorama terminado y los muñecos posando, solo tenemos que iluminar la escena. Con un par de lámparas nos bastará, y jugando con ellas conseguiremos distintos efectos.

La escenografía está terminada. Solo tenemos que buscar el mejor encuadre y disparar. Otra opción es disparar con un encuadre amplio para que captemos todo el diorama e incluso parte de la habitación, y luego tranquilamente desde nuestro ordenador, encuadrar y recortar la imagen que queremos mostrar.



Yo suelo hacer esto último porque no me gusta encuadrar con el zoom digital que llevan la mayoría de las cámaras domesticas.



El mundo a su medida

Creo que cuando fotografiamos escenas con muñecos la nitidez y realismo de la imagen es un aspecto secundario. Por eso suelo utilizar cámaras compactas, o incluso el móvil,  sin importarme la resolución. Tampoco me gusta fotografiar a los muñecos en exteriores con fondos naturales o delante de fotos reales o pantallas.

Me gusta crear la propia atmósfera de los juguetes, con los detalles propios de cada marca y tamaño y con sus carencias. Son figuras de juguete, no minipersonas, y cuando actúan sobre escenarios de personas reales… ¡veo que se sienten perdidos! Por eso les construyo un mundo a su medida.

La postproducción

Considero fundamental que una foto pase por una fase de postproducción antes de que se publique. Hay muchos programas de retoque fotográfico que pueden ayudar a mejorar una escena y sobre todo a enfatizar colores y modificar fondos.

No me gustan los montajes fotográficos, ni añadir elementos digitales si estos no estaban en el diorama; tengo la sensación de que falseo la imagen y engaño a quien la ve.

Para conseguir lo que buscaba con la imagen Geyper Man, héroes de la paz se atravesaron varias fases:   

1- Imagen real, original y sin retocar

2- ampliación de fondos
3 - Cambio de fondo + sombras
4 - primer encuadre + color 
5 -Encuadre definitivo

Para esta foto busque algún contraste, enfatice las sombras y cambié el fondo. Esto último no me ha gustado mucho porque más que una imagen del siempre nublado paso de Calais, parece una playa española con el cielo totalmente despejado. Por otro lado la ausencia de estrellas hace que este cielo sea un poco irreal.

Es la parte auto-crítica de este mini-tutorial: La próxima vez lo tendré en cuenta, porque con cada error se aprende.
6 - Publicación
Esto ha sido todo. Para cualquier consulta, no dudes en contactarme  en mi email:  juanmiguel@madelmanblogshow.com



¿quieres saber mas?
...mira mas ejemplos de escenografías
 que se han publicado en este blog:







http://juanmadelman.blogspot.com.es/2014/04/con-el-agua-al-cuello.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te ha interesado esta entrada? deja tu comentario aquí.