25 mar. 2016

Sudario

José de Arimatea compro una sábana y en ella envolvió el cuerpo de Jesús tras la crucifixión. Parece que esta sábana fue cortada en tiras para colocar e impregnar alrededor del cuerpo y miembros los aromas de que se servían para embalsamar a los muertos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te ha interesado esta entrada? deja tu comentario aquí.